Translate

Camboya

Camboya

China

China

Filipinas

Filipinas

Indonesia

Indonesia

Laos

Laos

Malasia

Malasia

Singapore

Singapore

Tailandia

Tailandia

Vietnam

Vietnam
Se ha producido un error en este gadget.

12. NyaungShwe y recorrido en bote por Inle Lake (Myanmar)



Místico, mágico y pintoresco son tres palabras que describen fielmente a este increíble y bellísimo lago. En sus aguas van a la deriva nenúfares y jacintos flotantes. A sus orillas viven los Inthas "hombres del Lago", que se han adaptado perfectamente al entorno lacustre cultivando sus vegetales sobre islas flotantes. Son los únicos barqueros del mundo que reman con la pierna, inclinados en equilibrio sobre un pie en la parte trasera de su barca. La suave atmósfera que se respira desde una de las largas canoas que surcan las tranquilas aguas del lago traslada al viajero a un mundo irreal. El lago se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de Myanmar (fuente: www.catai.es )


Tras un largo trayecto en autobús desde Bagan por fin llegamos a la región de Inle Lake. Para entrar al área uno debe abonar antes una tasa de 5US$, que sera valida para varios días.
Una vez pasada la pequeña aduana que cobra dicha tasa, nos dirigimos en busca de un lugar en donde alojarnos y sobre todo dejar las mochilas tras el cansado viaje.
La ciudad más poblada del entorno es Nyaung Swe (Yawnghwe), que tiene un canal de 4 m de profundidad hasta el lago (Canal de Nankand). Aquí es en donde se concentran la mayoría de los hostales y hoteles baratos, ya que hospedarse en pleno Lago Inle resulta bastante caro.


Para alojarnos elegimos el Queen Inn, el único hostal al otro lado del canal, bajo mi punto de vista el mejor de toda la zona. Es muy acogedor y esta bastante cuidado, con una terraza común ideal para tomarse algo, y sobre todo muy familiar. 
E-mail:  queen.inle@gmail.com 





Una hospitalaria y agradable familia son los dueños de este acogedor hostel. La dueña, a la que llamaríamos Mami, y es que era como tener a nuestras madre con nosotros, no dudara en hacer de tu estancia lo mas cómoda y agradable posible, y desde allí uno puede reservar tranquilamente los pasajes para otros destinos en el país. Cuando uno llega, te reciben con un excepcional zumo de fresa como welcome drink.



Los desayunos en Queen Inn son espectaculares, destacando sobre todo el banana pancake, el mejor que he probado en todo el Sudeste Asiático. También se puede comer y cenar aquí, y no puedo mas que recomendar cada uno de sus deliciosos y contundentes platos.


En el Queen Inn uno puede entrar facilmente en contacto con la naturaleza. El cuidado jardín de abundantes flores exóticas, propicia el que habiten por sus jardines algún que otro curioso animalito. Lagartos, mariposas, abejas y espectaculares arañas conviven con los huéspedes del hostal.





Incluso desde el Queen Inn, uno puede divisar alguna que otra serpiente nadando en el río. 


Como llegamos casi al atardecer, decidimos dejar las mochilas rápidamente, previo sensacional zumo de fresa, y dirigirnos a ver la puesta de Sol sobre NyaungShwe. No tuvimos que esperar demasiado y pronto la oscuridad se adueño del lugar.


Decidimos darnos una pequeña vuelta por Nyaung Shwe y buscar algún lugar en donde cenar. Finalmente dimos con uno que estaba justo en frente del Queen Inn, justo al otro lado del río. No había nadie allí, mas que un par de locales, y enseguida me di cuenta de que era el lugar idóneo para comer algo. La comida estaba estupenda, muy casera y además a buen precio. En un momento dado la luz se fue y tuvimos que terminar la cena bajo la luz de las velas como si de una cita entre Nils y yo se tratara.


Al día siguiente nos levantamos con la idea de alquilar uno de los típicos y largos barcos que recorren Inle Lake. Un día entero  sale por unos 15US$, pudiendo también alquilarlo por medio día a unos 10US$. El conductor no tiene porque saber el idioma, así que lo normal es que solo te lleve a los distintos lugares de interés del recorrido. El Nuestro no es que supiera mucho inglés, pero era bastante majete.


En un recorrido de un día entero uno puede visitar bastantes sitios, y si se levanta uno pronto es posible pasarse por el Floating Market, que solo esta abierto hasta  medio-día. Así que sin pensárnoslo dos veces y después de un buen desayuno, nos hicimos con una barca desde nuestro mismo hostal y nos embarcamos en un largo recorrido por Inle Lake.



Inle Lake es un lago de agua dulce situado en las montañas del Estado Shan, al este de Birmania. Es el segundo lago en extensión y uno de los más altos del país, situado a 884 m sobre el nivel del mar, constituyendo además uno de sus principales destinos turísticos .



El ecosistema del lago contiene numerosas especies propias, entre ellas más de 20 especies de gasterópodos y 9 tipos de peces.



En sus orillas se encuentran 200 ciudades y aldeas, mayoritariamente pobladas por los Intha (hijos del Lago).




El lago es aprovechado y cultivado, y sus aguas forman canales entre las zonas de cultivo. Son famosos los jardines del lago y las casas flotantes.




Hay un mercado flotante también, pero se debe acudir bien temprano ya que incluso antes del medio día se termina.


Pronto empezamos a cruzarnos con los famosos barqueros que pescan por el lago sobre una pierna. La verdad que es espectacular verlos y un acontecimiento único en el mundo.




También numerosos comerciantes llevan en sus barcos o bien los productos que cultivan o pescan, o bien otros productos procedentes de la ciudad. Debido a que no es fácil el transporte por esta zona, ya que solo se hace por barco o bote, los precios de en general todo son un poco más elevados de lo normal, pero uno no necesita gastarse mucho si quiere a no ser que este dispuesto a comprar productos típicos artesanales de Inle lake, teniendo numerosas oportunidades para hacerlo durante la travesía en barco.


Hay numerosas Pagodas en Inle Lake.  Practicamente cada aldea o pueblo  tiene una, y no es extraño en uno de los países mas espirituales del mundo.



En una de las orillas del lago se encuentra la pagoda de Phaung Daw U, una de las tres principales de Birmania, construida el siglo XVIII y que contiene imágenes de Buda del siglo XII.


Nuestra primera parada en el camino fue en una fábrica artesanal de tejidos, con la seda como producto estrella, después de un buen rato navegando por Inle Lake. Nunca había visto como se hace la seda y de donde salía y aquí además de verlo pude ver como se trabaja, utilizando todavía antiguas técnicas que en países más industrializados ya han desaparecido. Es bastante autentico ver como trabajan las diferentes telas y tejidos para fabricar distintas prendas.


No pude resistirme a la tentación y acabe comprandoles un Sarong, prenda típica tradicional que llevan la mayoría de hombres en Myanmar.


Continuamos nuestro recorrido por Inle Lake hasta llegar a un nuevo comercio en el que esta vez hacían cigarrillos artesanales.




Nuevamente pudimos interaccionar con las gentes aldeanas de Inle Lake. Visitar estos negocios es una buena oportunidad de conocer la cultura Intha. Aunque no les compres absolutamente nada, no les importa, y siempre con una sonrisa intentan venderte hasta el final, pero sin resultar excesivamente pesados. La verdad  es que aquí, al igual que en todo el país, la gente es muy agradable.


Por su puesto Nils y yo no dudamos en probar uno de esos cigarrillos artesanales, muy dulces, decidiendo  comprar una cajetilla para los dos. También les compré un vaso echo de bambú, un buen recuerdo y muy útil para mis viajes.


Después nos fuimos directos a un restaurante para comer algo, ya que después de ya varias horas navegando por el lago uno necesitaba reponer fuerzas. En el restaurante nos cruzamos con Jeong, Jane y otros viajeros con los que ya nos habíamos cruzado antes, tales como Jessica, una americana residente en japón  o dos catalanes con los que habíamos compartido  autobús e incluso taxi para llegar a Inle Lake, todos procedentes de Bagan.


En el restaurante se comia fenomenoal, y siempre regateando un poco uno puede rebajar considerablemente los precios, ya que como decía aqui suben un poco. Todo el que visita Inle Lake debe probar el tradicional pescado relleno de carne de cerdo o vaca. Creo que es uno de los mejores platos que he probado en toda mi vida.

Nuevamente el staff del restaurante era excepcional, encontrar a un Birmano que te caiga mal es bastante complicado. 


Tras la excepcional comida proseguimos nuestro recorrido por este peculiar lago. La siguiente parada fue una pequeña fabrica artesanal de piedras preciosas, donde pudimos ver como fundían la plata y la trabajaban. Aquí no llegue a comprar nada, pero los amantes de las joyas preciosas pueden obtenerlas a muy buen precio, de calidad y totalmente fiable en este lugar.



Proseguimos nuestro camino hasta llegar al área del Floating Market, aunque la verdad es que poco quedaba del mercado. Allí hay varios vendedores ambulantes que en su barcas intenta venderte collares y pulseras. Me quede prendado de una de las vendedores, que era bellísima.


Hay una tienda artesanal en el que uno puede tener contacto con la tribú de las Mujeres Jirafa



En frente esta Aung.Ming.Ga.Lar Pagoda, que es bastante grande y bonita. Allí jóvenes monjes pasan sus días.



 Las oficinas postales en Inle Lake son de lo mas autenticas y originales, y aunque parezca mentira creo que no funcionan mal.


Continuamos nuevamente nuestro camino a punto de realizar la mas absurda de las  paradas del día, y es que nos dirigimos a un templo para ver a los famosos Jumping cats, que no es otra cosa que ver a gatos saltando entre un aro, pero que parece que a los turistas les encantan.




Hay alguna que otra interesante escena de Buda dentro del templo que poder observar mientras uno pasa de ver el ridículo espectáculo de los gatos, y mira que me encantan.


Quizás lo más interesante de la visita al templo es el contacto con sus gentes, ya que lo de ver un gato saltando no es que me motive demasiado.



 Tras el bochornoso show de los jumping cats,  regresamos ya de vuelta a Nyaung Shwe. Antes hicimos la última de las paradas de esta travesía y quizás la mas interesante de todas y punto culminante a una vista del Lago Inle: la espectacular puesta de Sol. Desde Inle Lake se tiene unas de las mas bonitas puestas de Sol que he visto.




Tras ser testigos de la espectacular puesta de Sol que tiene lugar sobre el lago, regresamos ya sin ninguna parada más en el camino.


Pronto cayó la noche, y entonces decidimos cenar algo e irnos a dormir pronto. Al día siguiente nuevamente nos esperaba un largo día, ya que a eso de las 4 de la tarde un autobús nos llevaba hasta Yangón, para después movernos hacia la costa birmana, ya que queríamos conocer sus vírgenes playas. Antes pretendíamos dar una pequeña vuelta por la ciudad y pasear por su mercado matutino, el cual es bastante interesante.


Me levante bastante temprano para poder ser testigo del amanecer y la verdad es que no me defraudo. Hay varios lugares en donde ver este espectáculo tan bello.



Después de un buen desayuno, fuimos a visitar el mercado de Nyaung Shwe. El mercado es de lo mas autentico y pintoresco, y uno no debe dejar de pasear por sus estrechas callejuelas observando los típicos productos y alimentos del país. Un lugar excepcional para hacerse con un recuerdo o aprovisionarse para un futuro desplazamiento. Allí también hay un bonito mercado de flores, y tras verlo decidimos hacer un gran ramo para entregarselo a la amable familia del Queen Inn. También es un buen lugar en donde poder mezclarse con un montón de etnias de Myanmar que se concentran en este mercado vendiendo sus productos.



Pasear por las calles de Nyaung Shwe es bastante agradable, y metiendose entre sus calles uno puede hacerse idea de lo rural de esta región birmana.




Tras un breve pero intenso paseo por la ciudad, regresamos al hostal para recoger nuestra maleta y comer algo antes de partir rumbo a la playa
Fueron un par de intensos días por el área de Inle Lake y espero en próximos viajes al país, poder adentrarme un poco más en esta espectacular región. Además de la citada excursión en bote, uno puede realizar también  paseos en canoas  por las aldeas y pueblos que conforman Inle, o alquilarse una bicicleta por un par de dolares y recorrerse todo el área. Estás son también buenas alternativas en una visita a Inle Lake.
Sin más dilación cogimos un taxi y nos dirigimos hacia la estación de autobuses, que se encuentra en otro pueblo distinto a Nyaung Shwe, por lo que se debe ir con antelación, a pesar de que lo más probable es que uno espere más de lo debido. Nosotros tuvimos una espera mas o menos larga, pensando incluso por momentos que nuestro autobús no aparecería, pero finalmente lo hizo y pudimos continuar nuestro viaje con la mirada puesta en el mar birmano...