Translate

Camboya

Camboya

China

China

Filipinas

Filipinas

Indonesia

Indonesia

Laos

Laos

Malasia

Malasia

Singapore

Singapore

Tailandia

Tailandia

Vietnam

Vietnam
Se ha producido un error en este gadget.

10. Boracay (Filipinas)


Borácay es una isla tropical de unos 20.000 habitantes, ubicada a unos 315 km al sur de Manila y a 2 km del extremo noroccidental de la isla de Panay, en la región filipina de las Visayas Occidentales, siendo uno de los destinos turísticos más populares del país. Su popularidad se debe a la transparencia de sus aguas y la finísima arena de su playa principal (White Beach), considerada como una de las mejores del mundo.





Esta vez el vuelo fue con una compañía de bajo coste Filipina Zest Air, que dispone de vuelos internos bastante económicos por el país. Para moverse por el país rápidamente, se debe utilizar el avión, ya que o bien por tierra o bien por barco, desplazarse por el país requiere de bastante tiempo.








El avión te deja en el aeropuerto de Kalibo, desde allí se debe después coger un autobús que te lleva al puerto desde donde salen las barcas a la isla de Boracay, que en algo menos de una hora, te dejan en esta espectacular isla.






Al llegar, decenas de personas intentan colocarte sus hostales. Hay bastante oferta en la islas, así que o bien puedes alojarte en cualquiera de los sitios que te ofertan, siempre renegociando el precio, o bien puedes dirigirte White Beach y buscar uno por tu cuenta. Nosotros accedimos a ir a uno de los que nos ofertaba, ya que nos pareció lo suficientemente económico y bien colocado. La verdad es que no recuerdo el nombre del Hostel , pero si que se encontraba entre la estación 2 y 3, en una perpendicular a la calle principal de la playa. Obviamente fuera de la linea de playa los alojamientos son mas económicos, pero por unos pocos euros mas, es posible hospedarse apenas 10 o 20 metros de la playa, sin estar sobre ella.







Llegamos a la isla ya al atardecer , seria el primero de los muchos espectaculares atardeceres de los que disfrutaríamos en esta isla. Las puestas de sol en White Beach son una autentica maravilla, especialmente desde la estación 1, donde se posa sobre la roca Willy, un gran peñasco sobre el mar.





Boracay es una isla no demasiado grande, cuyo centro turístico se encuentra en White Beach, una espectacular playa de 3 kilómetros de arena blanca y aguas cristalinas, a la que se la une una animada vida nocturna, que la hacen ser una de las mejores playas en todo el mundo. La playa se encuentra dividida en 3 estaciones, siendo la 2 y 3 las que mayor masificacion y turistas reciben, también porque allí se concentran la mayoría de los hostales, resorts y tiendas. La estación 3 es la más tranquila, aunque es la opción menos barata. Igualmente, si nos desplazamos hacia el interior de la isla, los precios bajan considerablemente, por lo que recomiendo hacer las compras fuera de White Beach.


Se pueden llevar a cabo numerosas actividades en la isla, especialmente en la ya citada White Beach. Parasailing, Windsurfing o Kite surf son algunas de las actividades acuaticas que se pueden realizar, además por supuesto de Snorkelling y Submarinismo, siendo Filipinas, de los mejores lugares en el mundo para la practica de este deporte. El Kite Surf goza de bastante fama en la isla, y son varias las escuelas donde poder sacarse el certificado de este apasionante deporte.






Además son múltiples las excursiones en barco a realizar, recorriendo los alrededores de la isla y visitando otras muchas otras islas vecinos e igualmente espectaculares. Por supuesto Gonza y yo, realizamos una de estas travesías de un día en barco, donde pudimos conocer varias islitas preciosas, y sobre todo, pudimos bucear por sus espectaculares arrecifes de coral, plagado de todo tipo de peces psicodelicos. Las excursiones de un día no salen por mas de 10 E, y realmente merece la pena realizar cualquiera de ellas.





VER FOTOS BUCEANDO







White Beach es un autentico paraíso en todos los sentidos. No solo es una de las playas mas bonitas del planeta, con unas puestas de sol extraordinarias, también es un lugar donde poder practicar todo tipo de actividades en el mar, así como dejarse llevar por sus calles de noche o disfrutar de una buena cena o comida bajo la luz de la luna en la misma playa. Y es que la isla de Boracay, comer es una delicia. Todo tipo de cocinas se pueden encontar aquí, destacado por supuesto la Filipina, que recibe influencias tanto de Europa como de Asia. Lo mejor son los Buffets Libres que se reparten por todo White Beach. Por solo unos cuantos dolares, se puede comer de todo, y realmente merece bien la pena. Cada día Gonza y yo disfrutabamos de uno de estos Buffets por la noche, por lo que practicamente durante el día no comíamos demasiado y nos alimentabamos a base de deliciosos zumos naturales de frutas.
Si realmente se quiere comer marisco, recomiendo irse al mercado que se encuentra cerca del D-malls. Allí se puede adquirir marisco fresco al peso y después comer en uno de los restaurantes cercanos por solo unos dolares más. Se debe tener cuidado, ya que al verte como turista, intentaran elevarte el precio incluso el doble. Lo mejor es pedirle a un Filipino que te lo compre, y así ahorraras un buen puñado de euros. El marisco y pescado es exactamente el mismo que el de los mejores restaurantes de la isla, con la excepción de que el precio se reduce considerablemente. Igualmente pegarse una buena mariscada a orillas de White Beach bien merece la pena.

Por la noche son muchos los sitios en los que poder divertirse, tanto en White Beach como en el pueblo. Es cierto que no salimos demasiado, ya que preferíamos aprovechar el día, pero si nos pegamos un buen Homenaje uno de los días en la isla , después de estar unos cuantos mareando con unas Filipinas un tanto estrechas.
En white Beach hay varios centros comerciales, casi a pie de playa, donde poder comprar de todo o llevarse algún recuerdo de la isla, aunque como es obvio, los mercadillos o tiendas por el pueblo son mas económicos pero quizás de menor calidad.


Pero Boracay no es solo White Beach, que ya ofrece bastante. Hay varios lugares en la isla a los que también merece la pena acudir, tales como Mt. Luh view pont. Un mirador espectacular donde poder observar gran parte de la isla. También hay otras playas que merecen la pena ser visitadas, así como adentrase por el interior de la isla, donde se hace difícil encontrarse con turistas.


En general la isla es bastante segura, a excepción de algunos hechos aislados que pueden darse facilmente en cualquier sitio. Casi fuimos testigos de un robo, y junto con la poli, un día por la noche , emprendimos una persecución policíaca de lo más graciosa, que acabo en comisaria sin los cacos. Increíble es el numero de Lady Boys que hay en esta isla, que normalmente hace acto de presencia por la noche. Aquí los Lady Boys suelen ir bastante a saco con los turistas masculinos, y debido a esto, Gonza y yo nos hicimos pasar por novios, ya que prefería acabar violado por el Gonza que por ellos. La verdad es que a ratos se hacen demasiado pesados, ya que hasta a veces intentan meterte mano bajo la palabra de Excuse me!!!.





Es posible hacer excursiones en barco para pescar. No se necesita de ninguna licencia especial y es una buena toma de contacto para practicar este deporte. Nuestro primer día de pesca fue gracias a nuestro amigo Levi, que además de llevarnos al mirador que antes comentaba, nos enseño un poco la técnica de pescar sobre esos mares. La caña de pescar era de lo mas rustico. Una botella de agua, con hilo de pesca y un par de anzuelos, era nuestra caña, y lo único necesario para poder pescar lo suficiente para comer. Allí, tanto Gonza como yo, pescaríamos los primeros peces de nuestras vidas, que aunque no era demasiado grandes, si eran del suficiente tamaño como para comérnoslos.



Tras un día de pesca con Levi y el conductor del barco Rocky, alias Balboa, saboreamos nuestras capturas a las orillas de una bonita playa donde poder a su vez disfrutar del snorkelling. Fue una primera jornada de pesca extraordinaria, y nuevamente a lo largo de nuestra estancia en la isla volveríamos a repetir. Esta vez fuimos con otros patrones de barco también igual de majetes. La verdad es que antes de irnos de pesca, tuvimos una intensa discusión con algunos patrones de barco que o no nos llevaban, o bien querían hacer demasiado negocio con nosotros. Tras unas duras negociaciones, un patrón accedió a llevarnos por el dinero que finalmente un día antes ya habíamos negociado con otros, y llegado el día de la verdad no estaban dispuestos a llevarnos por tan modélico precio. Finalmente pudimos disfrutar de una jornada de pesca, que aunque no fue tan afortunada como la anterior, si fue suficiente como para pegarnos una suculenta merienda-cena, que el dueño de nuestro hostel tuvo el gusto de prepararnos.




La verdad es que estuvimos mas que bien en el hostel, donde incluso nos hicimos colegas de unos albañiles que trabajaban allí en la remodelacion del mismo. Además era bastante económico y estaba muy bien situado. Estuvimos mas que bien en esta isla, en la cual decidimos gastar el resto de los días que nos quedaban por Filipinas. Pudimos empaparnos totalmente de la esencia de Boracay, y conocer a sus agradables gentes. Boracay es una espectacular isla que cualquier viajero que visite Filipinas no puede dejar de disfrutar. Todo es posible aquí,en donde aburrirse es imposible. Tras pasar casi 2 semanas en la isla, tuvimos que dejarla, ya que una nueva aventura comenzaba por Vietnam.
Nuevamente volaríamos con la compañía filipina Zest Air, en nuestro regreso a Manila.



Durante el vuelo me echaría una de las mayores risas del viaje, y es que el Gonza, que andaba algo podrido del estomago, evacuó en un avión del tamaño solo de un camión, con lo que el avión entero pudo comprobar como se las gasta mi querido amigo Gonzalo, cuando anda algo suelto del estómago. La verdad es que jamás había olido algo semejante, ni siquiera procedente del culo del Gonza.... Fueron unas grandes risas en la despedida de nuestra aventura por Filipinas. Tras dormir en la ciudad de Los Ángeles, ciudad en la que por cierto no se tiene mucho que hacer, nos dirigimos al Aeropuerto donde Air Asia nos llevaba a Kuala Lumpurde nuevo, para posteriormente dirigirnos a un nuevo país al que no había tenido el gusto de ir, y que finalmente en 2004, junto con mi amigo Vivio, no pude visitar....



Ver todas las Fotos