Translate

Camboya

Camboya

China

China

Filipinas

Filipinas

Indonesia

Indonesia

Laos

Laos

Malasia

Malasia

Singapore

Singapore

Tailandia

Tailandia

Vietnam

Vietnam
Se ha producido un error en este gadget.

15. Hoi-An (Vietnam)


Hoi An (Hội An) es una pequeña ciudad en la costa del mar de la China Meridional, en Vietnam central. Se encuentra en la provincia de Quang Nam y cuenta con aproximadamente 88.000 habitantes. En el siglo I, la ciudad disponía del mayor puerto del sureste asiáticos. Se la conocía como Lam Ap Pho (Ciudad de Champa). El antiguo puerto de los Champa en la desembocadura de río Thu Bon fue un importante centro de comercio durante los siglos XVI y XVII, en los que chinos de varias provincias, así como japoneses, holandeses e indios se asentaron en ella. Durante este período del comercio con China, la población se llamaba Hai Pho (Poblado costero). En su origen Hai Pho era una ciudad dividida; el asentamiento nipón se encontraba al otro lado del puente japonés.


El puente es una estructura cubierta construida por los japoneses y es el único puente que se conoce que está unido por un lado a una pagoda budista. En el año 1999, la ciudad antigua fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, como bien conservado ejemplo de puerto comercial del sureste asiático entre los siglos XV y XIX, cuyos edificios muestran una mezcla única de influencias locales y foráneas. En la actualidad, Hoi An sigue siendo una ciudad pequeña , aunque atrae a una gran cantidad de turistas y es una parada conocida en las rutas de mochileros. Muchos la visitan por las tiendas de artesanía o por sus sastrerías, que crean trajes a medida a un precio mucho menor que el occidental. Existen numerosos cibercafés, bares y restaurantes que han abierto a lo largo de la ribera del río. Hoi An recibe influencias de China, Japón y diversas culturas europeas que se encuentran bien preservadas en la arquitectura y arte local.


Llegamos a Hoi An tras una nuevo largo viaje en autocar, en el cual volveríamos a pasar la noche. Nos hospedamos en un Hostel bastante céntrico, que aunque no era nada bonito, ni sus empleados demasiado hospitalarios, era barato y seguro, un poco fuera del ajetreo pero cercano a todo. El Hostel era el Sea Star Hotel, situado en Cua Dai St, la calle general de la ciudad que lleva a la playa de Hoi An, una autentica maravilla. Es una Kilométrica playa de arena fina en la que poder relajarse y disfrutar de diversas actividades acuáticas tales como las motos de agua, o poder hacer unas pequeñas excursiones a las bonitas islas cercanas.


Las puestas de sol aquí son una autentica pasada, aunque como mayor inconveniente es que están algo masificadas, en especial los fines de semana. En esta playa además se puede disfrutar de suculentas comidas como sepia o gambas, acompañados de deliciosos zumos naturales de frutas. Vendedores ambulantes y artesanos nativos suelen abordarte en esta playa para venderte sus productos, que son de todo tipo. Si se regatea bien, se pueden conseguir recuerdos o productos tales como protectores solares a precios económicos, a pesar de que no se sepa muy bien la procedencia. En los alrededores a esta largisima playa, numerosas tiendas para turistas se suceden, donde pueden encontrarse autenticas gangas en camisetas y bañadores, siempre regateando hasta el limite.


La playa principal de Hoi An es sencillamente espectacular, aunque se hace difícil estar tranquilo. Cerca de la ciudad, otras playas ofrecen esa tranquilidad, que quizás algún día necesites. Para ello es necesario hacerse con una scooter, y poder moverse facilmente, ya que estas playas se encuentran en los alrededores de la ciudad. Gonza y yo seria una de las primeras cosas que haríamos. Nada mas llegar , nos haríamos con una scooter para los dos, con la que poder recorrer todos los rincones de Hoi An. 


Ya nuestra primera incursión seria por los Templos del My Son Sanctuary, que como la ciudad antigua de Hoi An, es Patrimonio de la Humanidad. Para entrar al santuario se ha de pagar 60.000 VND, pero para el que le guste la arquitectura antigua merece la pena. Una mañana o una tarde es suficiente para visitar la zona, aunque ya el trayecto desde Hoi An a aquí bien merece la pena. Para llegar es necesario atravesar diversos pueblos y pequeñas aldeas cuyos nativos no saben hablar ingles , al ser estos no tan conocidos o turísticos como su vecina ciudad Hoi An. Se hace complicado entenderse, y el primitivo lenguaje de signos se hace fundamental. Es una buena manera de integrarse con los nativos Vietnamitas que estarán encantados de atenderos en sus locales, pensados solo para vietnamitas. Lo mejor es ir parando de vez en cuando durante el camino a My son, para acudir a los diversos locales de carretera de la zona. Las gasolineras también son de lo mas peculiar por aquí. 


Antes de llegar a My Son, paramos en un restaurante a comer que esta justo antes de la entrada al parque, aunque es particular y no pertenece a el. Allí no se come del todo mal y es posible guardar la moto, aunque también es posible dejarla en la entrada del parque. Allí conocimos a un tipo vietnamita, que realizaba rutas por Vietnam en motocicleta, a gusto del cliente, que podía elegir la ruta. La verdad es que barato no es, pero si se compara con lo que te costaría eso por Europa, es una ganga. Además es la manera mas emocionante de recorrerte el país con un nativo que pueda enseñarte la verdadera esencia del país, fuera un poco de lo turístico. En esta web www.danageasyriders.com (phamducthang2002@yahoo.com) es posible enterarse un poco de estos emocionantes viajes por Vietnam o contactar con tan experimentado guia. My Son es un conjunto de unas veinte ruinas de los reinos Cham, compuestos por templos, muros, portales y altares. fue el principal centro religioso del reino de los Champa desde el siglo IV hasta el siglo XIII, es el mejor de los centros que han sobrevivido al paso de los siglos de destrucción y pillaje, hasta convertirse en unos de los principales campos de batalla durante la guerra de Vietnam. Los reyes de los Cham fueron enterrados en lo que tal vez fuera un complejo tan sagrado para los Cham como fue Angkor para los hindús khmer y Borobudur para los budistas de Java. Las ruinas se encuentran en un valle cerca de una plantación de café y de la montaña de Cat´s Tooth (diente de gato). Se han identificado 70 estructuras antiguas a partir de restos de piedras que se conservan en este nacimiento, aunque solo están de pie unas 20 de ellas. la excursión es interesante, aunque debido al calor, se hace algo pesada a pie. Lo mejor es ir en moto hasta el inicio del parque, cosa que nosotros no hicimos; pero al menos realizamos algo de ejercicio, aunque finalmente acabe haciendo dedo. Para la vuelta fuimos en taxi-coche, que resulta ser gratis. 



Con la moto pudimos movernos facilmente por Hoi An y alrededores. Otro de los días realizamos una incursión por la costa hasta llegar a Danang, una ciudad cercana mucho mas grande que su vecina. Durante el recorrido se encuentran playas desérticas de las cuales antes hacia mención, destacando quizás por encima de ellas la de An Bang beach. Quizás es la mas masificada, pero es un buen lugar donde tranquilizarse y conocer gente de la zona. 



Las puestas de sol son bastante bellas; mientras disfrutas de unas cervezas en compañía de jóvenes vietnamitas. Mas hacia a Danang, las playas están mas desérticas. Danang es la mayor ciudad portuaria del centro y sur de Vietnam en la costa del mar de China. Es uno de los cinco municipios independientes del país. Allí además de playa, podrás encontrar una vida nocturna mas animada, aunque la autenticidad de la ciudad no es nada comparable a Hoi An, y una visita de un día fue suficiente para Gonza y yo.












Durante el trayecto por la costa de Hoi An a Danang, hay un lugar que merece la pena visitar. Este lugar se llama las cuevas y pádogas de Thuy Son Mountains. Allí además de unas vistas espectaculares desde sus diversos miradores, es posible meterse en varias cuevas o visitar fantasticas pádogas o templos. Allí el arte se hace patente, y no solo en esta especie de parque, sino en sus alrededores. Numerosos talleres de artesania con piedra y marmol se suceden por las calles próximas, exponiendo en sus calles las mejores obras.












Hoi An es sin duda para mi el lugar mas increible y agradable de Vietnam. Allí estaria mas de una semana, cuando mi intención era solo de unos pocos días. Es un lugar de gran belleza tanto natural como arquitectonica donde poder realizar un gran número de actividades; a lo que se une la cordialidad y amabilidad de sus gentes. 

Y desde el primer día nos dariamos cuenta de la amabilidad de sus habitantes, y es que buscando un lugar donde poder cenar, topamos con un pequeño restaurante que no solo para mi seria el mas auténtico de la ciudad. Es un restaurante familiar llamado Quan Ca Khoai, fish and Chips eat in & take away. Se encuentra en el número 484 de la carretera general Cua Bai, al lado del Hotel Phu Thinh II Hotel, de 3 estrellas. Sus dueño Dam es encantador, y su madre prepara la mejores hamburguesas de la zona, además de otros muchos platos vietnamitas suculentos de las que ella es especialista. Allí además y gracias a Dam, conoceriamos a dos Españoles que vivían por Hoi An, y que eran también fanes de su restaurante, a pesar de que ellos también tenían uno llamado Secret Garden, motivo por el cual ellos vivian allí. 

Igualmente su restaurante es también espectacular, ya que se encuentra en la ciudad vieja, metido en una especie de patio decorado esquesitamente. Aunque no es del todo barato, comer allí es una autentica delicatesen, y merece enormemente la pena saborear sus esquesitos y cuidados platos tradicionales mientras disfrutas de música en directo. Nosotros tuvimos el placer de compartir mesa con los dueños y probar sus extraordinaria comida. El restaurante se encuentra exactamente en el 132/2 Tran Phu Street, aunque desde su web os enterareis mejor de donde esta y que ofrece. (www.secretgardenhoian.com ) 





Poco a poco entablamos una buena amistad con Dam y estos dos Españoles, hasta el punto en el que fuimos incluso invitados a la boda de Dam, lo que también hizo que ampliaramos nuestra estancia en Hoi An. La verdad es que fue para nosotros un autentico honor que por supuesto no desaprovechariamos. Fue una buenisima forma de integrarse en la ciudad, compartiendo un momento tan feliz e importante con la familia de Dam y amigos, muchos de ellos extranjeros. Allí conoceria a la Jessica Alba vietnamita de la cual me enamore, aunque era demasiado buena chica para mi, y finalmente la deje tranquila a pesar de haber tenido algún que otro pequeño roce. También pudimos disfrutar de unas buenas partidas de mus, tanto en el restaurante de Dam como en Casa de los españoles, y a pesar de llevar años sin jugar, Gonza y yo como pareja arrasamos.

Fueron muchas las ocasiones en las que visitaríamos la ciudad antigua de Hoi An, que como antes decía, fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Se puede pasar horas y horas por allí, admirando sus arquitectura y recorriendo sus calles plagadas de vietnamitas, todos ellos con los tradicionales gorros sobre sus cabezas. Allí se encuentran la mayoría de las famosas sastrerias de Hoi An, además de tiendas donde poder personalizar zapatillas de marca falsas por menos de 20 euros. Merece la pena visitar sus mercadillos callejeros y el famoso puente Japones del que hablaba antes. Hoi An fue una sorpresa para Gonza y para mi en este recorrido por Vietnam. No teniamos demasiada intencion de ir o quedarnos en un principio, pero finalmemnte decidimos ir a Hoi An en vez de Danang, y fue el mayor acierto de este viaje. Pero llego el día de abandonar Hoi An y proseguir nuestro emocionante viaje por el país. Nuestro siguiente destino sería Halong Bay, aunque antes deberiamos hacer escala en Hanoi un día, tras llegar tarde el autobús y perder ese día el barco con el que recorreríamos la Bahía.