Translate

Camboya

Camboya

China

China

Filipinas

Filipinas

Indonesia

Indonesia

Laos

Laos

Malasia

Malasia

Singapore

Singapore

Tailandia

Tailandia

Vietnam

Vietnam
Se ha producido un error en este gadget.

19. Vientiane (Laos)

Tras varios días de aburrimiento en la ciudad de Bangkok, Tangmo y yo decidimos emprender un viaje que hacia tiempo que quería ya hacer, aunque seria una pequeña ruta, ya que solo iríamos a Vientiane y Viang Vieng. Para llegar a Laos, primero cogimos un autobús hasta Udon Tani, ciudad de la que era Tangmo, situada a unas 9 horas de Bangkok. Desde allí otro bus nos dejaría en la frontera con Laos. En la frontera debes sacarte un visado en inmigración, cuyo precio depende de la nacionalidad que seas. Tras realizar los correspondientes tramites en inmigración, finalmente accedimos a Laos, un nuevo país del que poder disfrutar en mis viajes por el mundo y que tantas ganas tenia de visitar.


Laos, cuyo nombre oficial es República Democrática Popular Lao, es un país sin salida al mar del sureste asiático. Limita con Birmania al noroeste; con China al norte; con Vietnam al este; con Camboya al sur y con Tailandia al oeste.
El territorio actual de Laos perteneció al reino de Lan Xang (Tierra del millón de elefantes) entre los siglos XIV y XVIII. Tras el periodo colonial, en el que el país fue colonia francesa, consiguió la independencia en 1949. Tras la independencia se produjo una guerra civil que terminó en 1975 con el ascenso al poder de los comunistas del Pathet Lao.
Laos es probablemente, el país más bombardeado de la historia. Si bien muchos de sus paisajes y zonas descampadas aún son peligrosas por sus minas terrestres, el riesgo no quita el atractivo de sus magníficos paisajes.





De las tres antiguas colonias francesas de Indochina, Laos es la menos desarrollada y más enigmática. Una sucesión de dominación colonial, conflictos armados internos y socialismo dogmático provocó que en los años setenta el país se hundiera y casi el 10% de su población emigrara. En la actualidad, tras permanecer aislado del resto del mundo durante casi década y media, este país, sin acceso al mar y escasamente poblado, disfruta de un período de paz: sus estructuras económicas y políticas se estabilizan poco a poco y ha empezado la afluencia de visitantes.
La total ausencia de influencia extranjera permite al viajero acercarse al más tradicional estilo de vida del sureste asiático. Desde las fértiles tierras bajas del valle del río Mekong a las escarpadas montañas de Annam, los viajeros que han visitado Laos lo califican como la estrella del sureste asiático, a pesar de carecer de mar.




Su topografía está dominada por ríos y montañas. El mayor de estos ríos, el Mekong (Nam Khong), atraviesa el país en toda su extensión y proporciona fértiles llanuras pantanosas utilizadas para la agricultura, a la vez que establece la frontera con Tailandia. Es, asimismo, la vía de transporte más importante de la nación. Alrededor del 70% de Laos está formado por montañas y mesetas. La cadena montañosa de Annam, fronteriza a Vietnam, recorre la mitad del país, paralela al río Mekong. La altura media de sus escarpadas montañas oscila entre los 1.500 y los 3.000 m y en su extremo sur se abre para formar la meseta de Bolaven, una extensión de 10.000 km² en la que se produce arroz, café, té y otros cultivos de grandes altitudes. Phu Bia, su pico de mayor altitud (2.819 m), se encuentra en el Norte. Dos terceras partes del país están formadas por bosques, mientras que sólo un 10% de su superficie puede considerarse apropiado para la agricultura. Dada su topografía, disfruta de la densidad de población más baja de Asia, alrededor de 18 personas por km². La mayoría habita en los fértiles valles fluviales, aunque numerosas tribus moran en las montañas. Los núcleos más poblados, Vientiane y Savannakhet, se hallan en el valle del río Mekong; el 85% de la población vive en zonas rurales.
A pesar de los muchos bombardeos a los que fue sometido y al uso de defoliantes en la parte este del país durante la guerra de Vietnam , Laos cuenta con uno de los ecosistemas mejor preservados del sureste asiático. La vegetación está constituida principalmente por variedades asociadas al bosque monzónico, como la teca, el palo de rosa asiático y el bambú. Alrededor del 50% de su superficie está cubierto por bosque primario y otro 30% por vegetación secundaria. En la actualidad las zonas boscosas están amenazadas por la tala ilegal y la agricultura de rozas y quema.
Entre los animales autóctonos figuran el gibón, el mono narigudo dorado, el oso panda enano y el perro mapache. Las especies más exóticas que pueden encontrarse en los países vecinos abundan en Laos, debido sobre todo a la gran extensión boscosa y al menor número de cazadores. Entre ellas destacan la mangosta de Java, la liebre siamesa, el gato leopardo, el tigre, el delfín Irrawaddy y varios rinocerontes de Java, que se cree sobreviven en la meseta de Bolaven. Distribuidas por todo el país, se extienden 17 Zonas de Conservación de la Biodiversidad, de reciente creación.



La primera parada en este maravilloso país fue Vientiane, la capital de Laos. Vientiane es una amigable ciudad, con una gran influencia de su etapa francesa, caracterizado en muchos de sus edificios. Además es la base para incursiones al país, como la que posteriormente realizaríamos a Viang Vieng. Llena de cosas que ver, desde el Buddha Park al Morning Market, se puede disfrutar de una rica internacional gastronomía, influenciada mayormente por Francia.





Hay ciertos restaurantes al aire libre donde disfrutar de suculentas comidas. El marisco escasea en el País, ya que al no tener mar, la importación de estos lo hace mas caro que en sus vecinos países. La noche en la ciudad es bastante animada, y son varios los bares y discotecas donde pasar una noche de fiesta. Incluso en uno de ellos no pude entrar por llevar chanclas, lo que me recordó a mis años mozos por España donde debía llevar varios calzados en el coche para entrar en los garitos. A esto se le unió el enorme pedo que llevaba Tangmo y tuve que soportar toda la noche, hasta el borde de volver de vuelta a Bangkok. Pero al día siguiente y ya mas calmada, su cabeza volvió a su sitio, y pudimos continuar nuestro viaje por este país.



Alquilamos unas bicis con las que fuimos a los puntos mas importantes de la ciudad tales como el Wat Si Saket, el templo mas viejo de la ciudad, o el Pha That Luang, el mas importante monumento nacional de Laos. También esta Patuxai, una replica del arco del Triunfo francés, dominando el distrito comercial. La ciudad posee un gran número de templos, algunos de los cuales bien merecen una breve visita.


Hay varios lugares interesantes donde pegarse una buena comilona, en especial a orillas del río.
En Vientiane, y en general en todo Laos, los tuk tuk, a diferencia de en tailandia, son bastante mas tranquilos y es frecuente verlos dormir en hamacas en su interior. Aquí seras tu el que debas pararlos o despertarlos para que te lleven a algún sitio.
En Laos, el consumo de drogas esta fuertemente penado, aunque conseguir hierba es muy fácil, ya que no paran de ofrecértela por el país, conviertiendolo en uno de los reclamos.
Estaríamos solo un par de días por Vientiane, ya que principalmente nuestro objetivo era disfrutar de Vang Vieng y los rápidos del rio Mekong...



Ver todas las Fotos