Translate

Camboya

Camboya

China

China

Filipinas

Filipinas

Indonesia

Indonesia

Laos

Laos

Malasia

Malasia

Singapore

Singapore

Tailandia

Tailandia

Vietnam

Vietnam
Se ha producido un error en este gadget.

8. The Ancient Cities :Amarapura, Inwa y Sagaing


Cerca de la ciudad de Mandalay, uno puede visitar las cercanas 4  viejas ciudades (The Ancient Cities): Amarapura, Inwa, Sagaing y Mingun. Nosotros visitaríamos las tres primeras, ya que para visitar Mingun, uno debe de dedicar exclusivamente un día, y es que al no poder llegar por tierra, y solamente en barco, uno se limita a los horarios de estos. En Mingun se encuentra la Campana de una sola pieza más pesada del mundo y hasta hace unos años la más grande también.
Visitar las otras ciudades es más sencillo en una excursión de un día, ya que a todas se puede llegar facilmente en coche. Para que a uno le de tiempo a visitar las 3 ciudades se debe madrugar un poco y desde luego sera un día de lo más completo y ajetreado. En el Nylon Hotel organizan estas excursiones a precio estándar (15000K), y además con la fiabilidad de este Hostel. Nuestro conductor era un tipo bastante agradable a pesar de que no tenía ni papa de inglés, lo que complico la comunicación. Pero esta gente es tan agradable, que no hace falta entenderse, para entenderse, valga la redundancia.


Bastian ya recuperado de su estomago nos acompaño en el que sería nuestra última aventura juntos en el país, aunque nos volveríamos a cruzar un día por casualidad. A la expedición por The Ancient Cities se unieron una Belga y una Suiza que habíamos conocido la tarde anterior mientras dábamos el paseo en bicicleta.


Nuestro conductor de vez en cuando me dejaba circular por las malas carreteras birmanas. El coche destartalado con el que íbamos no era demasiado fácil y fiable de conducir, ya que estaba echo polvo, pero aquí al final todo funciona. La primera ciudad  a la que nos dirigimos fue  Sagaing.



Sagaing fue la capital de un reino Birmano durante varios años. Esta imponente ciudad  es un centro religioso y monástico, en donde uno se encuentra con más de 500 monasterios esparcidos por la estupa. Sagaing es donde los Budistas Birmanos viene a relajarse y meditar. Los amistosos monjes no dudaran en invitar al turista o visitante a compartir con ellos unos minutos o incluso a permanecer varios días con ellos. Esta ciudad también es conocida por las tiendas de plata y de guitarras, aunque la mayor atracción es Sagaing Hill.

Sagaing Hill es sin duda uno de los lugares más interesantes de visitar en Sagaing. Aquí uno debe estar mas o menos bien físicamente, ya que son cientos de escaleras las que uno debe subir y bajar durante el paseo por este lugar. Hay un montón de pagodas y pequeños monasterios que pueden ser visitados.





Durante el camino es fácil encontrarte con simpáticos birmanos que no desaprovechan ninguna oportunidad para hablar con el turista. La verdad es que según iban pasando los días, más me iba enamorando de sus gentes, y es que cada día alucinaba mas y mas con la inocencia, simpatía y amabilidad de los Birmanos.


Las vistas desde lo alto de las Pagodas son espectaculares, y aquí uno puede admirar en su totalidad los mas de 500 monasterios y pagodas.


 






Mientras recorría las interminables escaleras de Sagaing Hill, tope con un amable monje que me invito a compartir un rato con el. A pesar de que no sabia casi Ingles, pude mas  menos entenderme con el, y además de regalarme una pulsera que llevaría desde entonces durante todo mi viaje, me regalo su bastón. Un bastón especial que usan los monjes ancianos y que según me dijo me protegería durante mi viaje, algo que descubriría en primera persona durante el transcurso del mismo. Para mi fue un honor el regalo, y siempre lo llevaría conmigo durante mi recorrido por Birmania hasta que por desgracia lo deje olvidado en un taxi ya casi al final del viaje.
El anciano Monje vivía en una pequeña y humilde cueva, en la que también tuve el honor de entrar. Allí pasaba sus días mientras cada día paseaba por los alrededores en busca de alguien con quien poder hablar y compartir unos minutos. .


Estuve un buen rato con el Monje paseando por Sagaing Hills hasta que desgraciadamente tuve que regresar al punto donde nos había dejado el taxi, ya que llevaba perdido de mi grupo cerca de una hora. Aunque no sabía muy bien por donde andaba, ya que eso es enorme, conseguí llegar al coche y reunirme con estos.

La segunda vieja ciudad que visitamos fue Inwa. Llamada antiguamente Ava  por los británicos, sirvió como capital Birmana durante cerca de 4 siglos, hasta que la capital fue totalmente abandonada tras una serie de grandes terremotos que afectaron la zona en Marzo de 1839. Hoy en día, Inwa es un popular destino turístico de viajes de un día desde Mandalay. Pero no es solo un lugar turístico que visitar, Inwa y en especial por sus locales, es un lugar que al viajero no le dejara indiferente.




Para llegar hasta Inwa, se debe tomar un bote, en una pequeña travesía de escasos 5 minutos.



Una vez ya en la entrada de Inwa, decenas y decenas de coches de caballos esperan al viajero para realizar largos paseos turísticos. No sale nada barato hacerse con los servicios de uno, aunque si pasas de ellos, conforme avanzas andando por el camino, los precios bajan considerablemente. Nosotros decidimos realizar el recorrido a pie, ya que nos parecía más interesante.


La verdad es que hay que andar bastante rato para ver cosas, pero merece la pena pasear a tu bola por aquí. El camino es a través de una bonita stupa, repleta de cultivos de bananas, casitas de madera y huertos.







Como no podía faltar, hay varias Pagodas durante el camino que pueden visitarse. En algunas se debe pagar una pequeña entrada.

En uno de los Templos conocí a dos jóvenes Birmanas muy simpáticas y cabezotas, ya que hasta que no me vendieron algo, no me dejaron en paz. La verdad es que insistiendo de tal manera nadie se les resiste desde luego. Recuerdo persiguiendo en bicicleta a un turista que finalmente y en movimiento le compro un souvenir, increíble.






Tras comprarles algún que otro interesante objeto típico birmano, nos acompañaron hasta una famosa torre que se nos hubiera pasado de no ser por ellas, ya que pretendíamos regresar. Y menos mal que acabamos visitando tan autentico lugar.


 Como yo ya estaba cansado, las chicas me dejaron una de sus bicicletas mientras las dos en la otra me guiaban en el camino.



Ya en la Torre, uno tiene unas espectaculares vista de Inwa, caracterizada fundamentalmente por su vegetación.


En lo alto de la torre, jóvenes birmanos locales pasan las horas cantando y tocando la guitarra, recibiendo a los viajeros con los brazos abiertos. Nuevamente Bastian enseño a liar cigarros a todos, y es que es increíble la reacción de los birmanos cuando lias un cigarro, imaginate cuando te lies un porro...




A la vuelta, muy amablemente nos llevaron en moto nuestros amigos. En Birmania, a pesar de no tener demasiado dinero la mayoría de la gente, si que tienen casi todos o una moto o  bici, y sobre todo una televisión de plasma.

Tras un par de horas por Inwa, tomamos el bote de vuelta . Ya en al otro lado del río decidimos relajarnos un poco y comer algo antes de afrontar la vista a Amarapura, la ultima de las ciudades que visitaríamos.




Tras comer algo y relajarnos un buen rato, decidimos continuar el recorrido.


 Amarapura sería el último lugar que visitábamos en esta travesía de un día. "La ciudad de la Inmortalidad", como así se la conoce, esta a solo 11 km de Mandalay y es la penúltima capital real de Birmania. Amarapura es sobre toda famosa por el U Bein´s Bridge (puente U Bein), que presume de ser el puente de teka  más grande del mundo con sus 1,2 kilómetros  atravesando el lago Taungthaman.




Los monjes suelen acudir en masa cuando cae el Sol ha refrescarse del caluroso día. También las parejitas de Birmanos pasean bien juntos agarrados de la mano.



En la ciudad no es que haya mucho que ver, pero siempre sus gentes son dignas de conocer. Incluso me encontré a un buen patriota merengue.










El mejor momento para visitar el puente es cuando sale o se pone el sol, debido a que la luz del cielo es perfecta para ver unas espectaculares puestas y salidas del sol. Estuvimos esperando a estas instantáneas durante un buen rato.


Mientras, volvíamos a retomar fuerzas en uno de los restaurantes situados a orillas del lago.


Ya cuando se fue el sol , volvimos al coche donde nuestro amigo esperaba, y regresamos a Mandalay.


La visita a The Ancient Cities merece la pena, y cada una de ellas tiene su propio encanto. A pesar de no haber conocido Mingun, me quede mas que satisfecho con este recorrido.
Algo mas lejos de Mandalay hay otras ciudades que si uno tiene tiempo merece la pena visitar, tales como Monywa y Pyin U Lwin.  Monywa a 136 kilómetros de Mandalay, es bastante interesante a pesar de que los viajeros suelan dejársela por el camino. Pyin U Lwin (Maymyo) es una pequeña gran bretaña, aunque por suerte sus habitantes son Birmanos.
A pesar de no haber recorrido estás otras ciudades, pude conocer un montón de interesantes antiguas ciudades, muchas de ellas viejas capitales de Birmania. Así que sin mas dilación, decidimos continuar nuestro recorrido por Myanmar. La próxima parada sería Bagan...

Ver todas las fotos